Mi niña veneno en las baladas del recuerdo
Editorial Álbum del Universo Bakterial, 2004. 2da edición 2005. Lima.


Selección de poemas


me gustaría averiguar
cómo entraste a mi casa- corazón,
porque no tiene puertas ni ventanas,
de casa sólo tiene
las luces apagadas.
me pregunto cómo tú.
y mientras más pienso en ello
menos entiendo otras cosas.




“Aunque sea lo último que haga,
lo último que haga!”

Gargamel

el centro de la tierra
tiene sinfín de formas
un cadáver es el mapa
pero yo no soy nadie para definirlo hasta ser un cadáver
la muerte con gesto adusto
no constituyo una coordenada
un médico foráneo
no puede identificar el mal de un cadáver
-mirar a sus ojos es una autopsia-
porque la muerte es localista
aunque comunal
a pesar de que la salud mental
es un parásito sin generatriz.




BOQUITAS PINTADAS

el espacio con cabeza de cocoa
constelación cubierta de nata
asfixiante.
dónde están todos cuando no los veo.
mis párpados neutralizados
con nata.
adónde se van los fantasmas
cuando me dicen que me quede,
de qué bromas se ríen
y qué alegría condensada temen
cuando cierro los ojos con fuerza
invocando espectros desnudos
que se bañan en sueños
y se embarran de espejos.
el agua sucia brota
de mi boca como muerte
edulcorada.




Hola Gatita y su amiga Melodía
han ido al salón de belleza,
se ven tan hermosas-
ellas no se ven-
tienen elegancia, estilo, qué más pueden pedir.
me gusta verlas retocándose-
ellas no se tocan-
reinventarse con maquillaje.




RECONSTRUCCIÓN DE ALGO QUE NO EXISTE

a Conejo Blanco

se hace tarde y no corro,
se abre la represa y la sangre se contiene
entonces Conejo Blanco cubierta de arroz que se
deshace mansamente en la boca.

la sombra de la noche
típico de mí.

y masticarlo hasta que sus brincos
son sólo agua de un río que he cruzado.
del otro lado había un huerto de manzanos maduros.
de un lado me encontraba yo,
entonces hice el amor cubierta de candor que se
deshace mansamente en la boca.

reconstruir algo que no existe




(las mejores vacaciones van por dentro)

Galaxia 28-G, órbita interestelar desconocida,
en un campo de batalla crece un jardín. ataques enemigos,
aluvión de rayos ultravioletas para desintegrar las rosas
y ser la princesa del mundo rojo.
Gran Kaboom¡¡¡




la locura suele ir a mi gran salón.
yo la maquillo y le pongo chapitas,
así no la reconocen
cuando sale a matar.
-le he echado ojo a alguien-
revela salerosa
sin darme un nombre.
al término de cada sesión
me invita a cenar.
yo la miro a través del cristal.
es cierto,
después de acudir a mí
parece otra.




La muerte es una niña que cura con las manos.
Un toque basta.




Cómo me gustaría conservar
un poco
de inocencia
para que me la quitaras,
y un corazón dentro del pecho
para que lo rompieras.
Pero ya no hay nada
que puedas hacer por mí.




GATOS

No te quiero gato porque si
te llamo no vienes. Si te llamo
no vienes.




GORE

Tengo un problema
y tomo conciencia:
mi corazón es estéril e irradia ondas sonoras.
Mis huellas digitales –tengo testigos-
se están resquebrajando desde que era pequeñita
y podía sentarme en el carrito del supermercado.
No me sale amar
(dios sabe que he intentado)
pero la piel es una necesidad,
como la sangre para un vampiro,
alimenta mi soledad y al mirarme suspiro:
por qué soy totalmente esa parte de mí que nadie puede ver?

antimateria
Un ejemplar extraño
Indivisible
Mi niña veneno
Textos diversos
Superdemokraticos
Unión poema comercial
Columnas de opinión